De Las Islas Filipinas por Don Luis Prudencio

De Las Islas Filipinas por Don Luis Prudencio
Titulo del libro : De Las Islas Filipinas
Fecha de lanzamiento : December 19, 2012
Autor : Don Luis Prudencio
Número de páginas : 140
Editor : Library of Alexandria

De Las Islas Filipinas de Don Luis Prudencio está disponible para descargar en formato PDF y EPUB. Aquí puedes acceder a millones de libros. Todos los libros disponibles para leer en línea y descargar sin necesidad de pagar más.

Don Luis Prudencio con De Las Islas Filipinas

Discurso preliminar. Honrado por las Islas Filipinas con el cargo de Diputado para representar sus derechos æ intereses en las Cïrtes constituyentes, y deseando acreditar mi fina correspondencia al honor que merecê, con abandono y consiguientes perjuicios de mis intereses, Þ los quince dias de mi eleccion dejæ las Islas y me embarquæ para Espaía, dando asi Þ mis comitentes una prueba nada equêvoca de mis buenos deseos y disposicion de corresponder Þ la confianza que en mê depositaron. Pasados seis meses de riesgos, privaciones y peligros en tan largo viaje, tuve el inesplicable placer de saludar el suelo patrio despues de una ausencia de mas de trece aíos, trayendo en mi pecho recuerdos de eterna memoria y gratitud al pais que en mis desgracias me diï segundo ser. Orgulloso en mi posicion porque me condujo Þ una altura, que si yo hubiera podido desearla hubiera sido önicamente por poder satisfacer el tributo de mi gratitud Þ aquellas Islas, vi con el sentimiento que es natural, que Þ mi arribo al puerto habia caducado mi mision, y eran perdidos los sacrificios todos que de mi escasa fortuna habia hecho para corresponder Þ la confianza que se me habia dispensado, porque estaba ya sancionada la ley de no admision de los Diputados de Ultramar en el Congreso para que fuimos convocados; y sancionada y promulgada la Constitucion vijente, que en su artêculo segundo de los adicionales dispone: ªSean gobernadas por leyes especiales las provincias de Ultramar.— Repito que con el sentimiento consiguiente me enteræ de tales disposiciones, que respetæ y respeto como ciudadano espaíol, debiendo önicamente indicar en este lugar, que si justos pueden ser los fundamentos que apoyen tales disposiciones, no seria difêcil probar los de justicia, polêtica y pöblica conveniencia que demandan otra cosa. Mas no habiendo tomado la pluma para entrar en tal cuestion, me separo de ella, y paso Þ mi intento, que no es otro que dar en una pequeía memoria razonada, alguna idea y noticia de lo que son nuestras Islas Filipinas, con el laudable objeto de que en mi memoria y gratos recuerdos de aquellas Islas, vean sus habitantes todos mi gratitud y deseos de contribuir Þ su prosperidad, por la que me interesaræ siempre mas de lo que puedo encarecer